EPOC La enfermedad pulmonar obstructiva crónica

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) altera la respiración normal y es potencialmente mortal. Es más que la tos de la persona que fuma.
La principal causa de la EPOC es el humo del tabaco, que comprende a los fumadores activos y a los pasivos.


En la actualidad, afecta casi por igual a ambos sexos, en parte debido al aumento del consumo de tabaco entre las mujeres de los países de ingresos elevados.
La EPOC no es curable, pero el tratamiento puede retrasar su progresión.
La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se caracteriza por un bloqueo persistente del flujo de aire. Se trata de una enfermedad subdiagnosticada y potencialmente mortal que altera la respiración normal y no es totalmente reversible. Los términos bronquitis crónica y enfisema están anticuados, quedando englobados en el diagnóstico de EPOC.



Los síntomas más frecuentes de la EPOC son:
-La falta de aire o dificultad para respirar o disnea.
- la expectoración anormal
-y la tos crónica.
A medida que la enfermedad empeora, pueden hacerse muy difíciles actividades cotidianas que no requieren gran esfuerzo.
Diagnóstico y tratamiento
La presencia de EPOC se confirma con una prueba diagnóstica, llamada espirometría, que mide la cantidad y la velocidad del aire inspirado y espirado. Como tiene una evolución lenta, generalmente se diagnostica en personas de 40 años o más.
La EPOC no se cura y es fundamental dejar de fumar para prevenir la progresión de la enfermedad.
Existen varios tratamientos, como los medicamentos broncodilatadores que pueden ayudar a controlar sus síntomas y a mejorar la calidad de vida de los pacientes con disnea.
El principal factor de riesgo es el humo del tabaco pero también hay otros factores:
-la contaminación del aire de interiores (por ejemplo, la derivada de la utilización de combustibles sólidos en la cocina y la calefacción);
- la contaminación del aire exterior; sobre todo en grandes poblaciones por la combustión de los vehículos.
- la exposición laboral a polvos y productos químicos (vapores, irritantes y gases);
Debemos saber que aproximadamente  el  70% de las personas que la padecen epoc no están diagnosticadas y en ocasiones está diagnosticada erróneamente como asma.
El diagnostico de esta enfermedad, cada vez se produce a edades mas tempranas alrededor de los 50 años de edad.


El 6% de los fallecimientos a nivel mundial en 2012 fue por esta causa y en cifras son más de 3 millones de personas; siendo en países de pequeños y medianos ingresos donde se producen más del 90% de las muertes.
Os dejo la historia natural de esta enfermedad para que la compartas con las personas que más quieres y sobre todo con los jóvenes.
… el proceso empieza con los primeros cigarrillos de la adolescencia, que hacen que poco a poco la adicción de la nicotina se vaya consolidando en el cuerpo,  y todas esas sustancias venenosas que contiene el humo del tabaco se van acumulando en el pulmón.



Tendremos 20 años no notaremos nada, a los 25 30 años tenemos una fortaleza vital estupenda, pero a partir de los 35 y 40 años, vendrá esa tos, esa expectoración matutina, los catarros y bronquitis que cada vez duran más, Llega un momento en que los catarros van acompañados con disnea o falta de aliento
Y a partir de los 45 o 60 años según haya abusado del tabaco es cuando llegan los problemas más graves;  insuficiencia respiratoria, ingresos hospitalarios, limitación física junto con la social; llevándonos a quedarnos en casa tumbados en el sofá junto a una bombona de oxígeno.  Una historia larga progresiva que sabemos su final.



Los Remedios caseros: No existe ninguno salvo dejar de fumar y aun así es una enfermedad irreversible, pero si no quieres o no puedes dejar de fumar os recomiendo el consumo de alimentos alcalinos que nos pueden ayudar como el limón, naranja, zanahoria. El zumo de hierbas verdes como espinacas, apio también nos ayudará y muy importante antes de ir a dormir cada día un ajo triturado con agua, haz de hacer este preparado al menos dos horas antes de ir a la cama.
Comparte este vídeo, sobre todo a los adolescentes, que no sea por falta de información y que se lo piensen antes de coger ese primer cigarrillo.

También hay que saber que fumar tabaco acarrea un gran aumento del riesgo de desarrollar un cáncer de pulmón, de boca, de faringe, de laringe, de esófago, de páncreas, de vejiga, de riñón, de nariz, de senos paranasales, de estómago, hígado, riñón, cuello uterino y de médula.

Videos relacionados





CompartirCompartir

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario